Nosotras

En el SPIA hemos fluido a través de muchos cuerpos y personalidades desde diferentes campos de saber y hacer donde le abrimos el espacio a las diferencias y a las diversidades para aprender de ellas construyendo y transformando nuestras dinámicas de trabajo.
Con cada persona con la que tenemos la oportunidad de compartir dentro del SPIA, hemos aprendido cosas muy valiosas que permanecerán vivas en nuestro Seminario.
Encontrando resonancias, el equipo actual de trabajo se conforma por seis cuerpos que nos dedicamos a las artes y que ahora nos reunimos a través del Instituto de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana.

¡Adéntrate a conocer el asombroso equipo que opera detrás del SPIA!

Natalia Calderón:

Investiga, da clases y continúa con su producción artística porque cree en la educación y las artes como trincheras políticas.
Desde 2017, trabaja como académica en el Instituto de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana, donde coordina el Seminario Permanente de Investigación Artística (SPIA).
Es doctora en Artes y Educación por la Universidad de Barcelona. Se ha enfocado en la investigación artística y el cultivo de saberes sensibles, corporeizados, intuitivos, colectivos e indisciplinados. Utiliza medios artístico-pedagógicos para la reflexión y activación colectiva. Después de recorrer distintos territorios, encontró en el bosque de niebla, un lugar para germinar.
Aprende con la maternidad lo que es poner el cuerpo.

Atzin Salazar:

Vive aprendiendo del cotidiano y sorprendiéndose por sus pequeños detalles visuales y auditivos que atraviesan sus pensamientos y su cuerpo. Recibe los días haciendo yoga y se transporta en bici.
Estudió artes visuales y ahora pasa mucho tiempo leyendo por su maestría en educación para la interculturalidad y sustentabilidad pero siempre encuentra el tiempo para bailar.
Cree en las micropolíticas de día a día, defiende la vida, le gustan los procesos de sanación y nutrición.

Eréndira Gómez:

Sus anotaciones de campo son caóticas. Ha caminado las montañas selváticas de la región de los Tuxtlas junto a tropas de monos aulladores por más de 18 años. Se interesa en generar diálogos interespecie desde ciertas dimensiones afectivas que tiene encarnadas en ciertas regiones de su cuerpo. Ensaya a través de la danza Butoh el ser agua, piedra, ballena, río (con el deseo de poder preparar, abrir y disponer su cuerpo a la interacción con saberes pájaro, saberes mono, hormiga, oso hormiguero, saber murciélago). Desarrolló habilidades de observación de gestos mínimos y conductas sutiles de diferentes especies a través de largos entrenamientos etológicos. Usa la contemplación y el error como posicionamientos políticos. Los monos aulladores le han enseñado de manera radical paciencia, lentitud y horizontalidad.

Laura Valencia:

Piensa mucho todo, todo el tiempo; encuentra paz dentro del caos de lo complicado y busca hacer todo extra-ordinario, dibuja en sus tiempos libres.
Estudia diseño de la comunicación visual, le emociona el cartel, la ilustración y el cine. Opina que lo visual puede sentirse, cree en la importancia del arte en el desarrollo de la vida y la identidad propia; se inspira de lo cotidiano y asegura que las películas que ha visto forman quien fue, es y será. Trabaja con Natalia como su becaria dentro del Instituto de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana.
Mantiene su mente y cuerpo ocupados en diversas actividades mientras se esmera en no perder la noción del presente, se encuentra a ella misma escribiendo en su diario, viendo películas o nadando. Le gusta reír y considera sus audífonos otra extensión de su cuerpo, espera reencarnar en una mariposa.

Alejandra Roa:

Licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas por la Universidad Veracruzana. Maestra en Psicoanálisis y Cultura por la Escuela Libre de Psicología de Puebla. Doctora en Educación por la Universidad de Xalapa.

Aquella que en el arte (se) encuentra
 »    pregunta
 »    teje
»    narra
»    pierde

Desde el cuerpo común de la lectoescritura que (no) solo es palabra: nombrar: hablar; imagen: ver; sonido: sentir; tocar: soñar. 

Aquella que observa
busca lo que no 
vislumbra lo que sí
a sabiendas que los extremos 
son nuevos comienzos.

Quien en las múltiples relaciones que guarda el arte con la educación ha depositado sus especulaciones…

                 probando y soltando. 

Tratando de no dejarlas en el tintero, buscando sembrarlas en terrenos sedientos…

                 descolocando y soltando. 

Aquella que en la urdimbre deposita el anhelo de intentar.

Scroll al inicio